Descubrir El Cairo en cinco etapas

Maravillas de África
Descubrir El Cairo

Cuando pensamos en hacer un viaje a Egipto y conocer su capital, la Gran Esfinge y las Pirámides son lo primero que se nos viene a la cabeza. Pero hay mucho que descubrir en El Cairo. Desde su gran zoco árabe, perfecto para comprar docenas de regalos y regatear hasta quedarse afónico, hasta los misterios del Barrio Copto. Las momias preservadas en el Museo de El Cairo, el sarcófago de Tutankamon, la desembocadura del Nilo… Hay tanto que ver en esta inmensa ciudad que resumirlo en cinco etapas es difícil. De todos modos, esta es nuestra propuesta.

5 secretos para descubrir El Cairo

1.- Ciudadela de Saladino

Si de verdad deseas descubrir El Cairo, prueba a subir a una de las colinas que rodean la ciudad. Allí encontrarás la Ciudadela de Saladino, antigua residencia real y bastión protector de la ciudad. El Palacio de Saladino ha desaparecido, pero en el perímetro de la ciudadela se puede visitar la impresionante Mezquita de Alabastro, que lleva este nombre debido a la abundancia de este material en su construcción. En el interior de este santuario dominado por una gran cúpula sostenida por otras cuatro descansan los restos del virrey Mohammad Ali Pacha.

2.- El barrio Copto

Descubrir el Cairo significa adentrarte en fragmentos de historia que corresponden a todas las culturas. El Barrio Copto es uno de esos puntos de interés que nada tiene que ver con los faraones. Al menos no de manera directa. Muchos peregrinos cristianos visitan la zona siguiendo los pasos de la Sagrada Familia, pues se dice que aquí descansaron Jesús, María y José cuando viajaron a Egipto. La Iglesia Colgante o Iglesia de Santa María sorprende por su fachada del siglo XIX y sus campanarios gemelos de color blanco. Se dice que en la Sinagoga Ben Ezra es donde la mujer del faraón encontró a Moisés en su canasta de juncos. La arquitectura del barrio es completamente diferente de la del resto de la ciudad. Junto a iconografía cristiana ortodoxa encontrarás signos de presencia judía y también del Islam.

3.- El Jan el-Jalili o Khan el-Khalili

No puedes irte de El Cairo sin visitar su gran bazar. El centro neurálgico de la vida de la capital egipcia se mantiene abierto casi las 24 horas. Puedes acercarte en cualquier momento del día y practicar la actividad favorita de los vendedores locales: el regateo. Aquí encontrarás, desde electrodomésticos a papiros con reproducciones de antiguas pinturas. Desde baratijas hasta antigüedades. Todo el mercado se encuentra cubierto por grandes telas, que forman calles anchas y estrechas entretejidas por restaurantes y teterías. Te recomendamos que lo visites de noche. El ambiente se vuelve mágico gracias a la iluminación y el aroma de múltiples inciensos. Ni siquiera hace falta que compres nada para descubrir El Cairo en su versión más auténtica.

4.- El Museo de El Cairo

Aunque no te entusiasmen los museos, no puedes dejar de visitar este. En ningún otro lugar del mundo podrás ver el complejo y exquisitamente decorado sarcófago que albergó la momia de Tutankamon. Las joyas de oro de su tesoro y la maldición que rodeó el descubrimiento de su tumba también se explican en estas salas. Pero la del faraón más joven no es la única momia que verás aquí. De hecho, pases el tiempo que pases en sus salas, se te hará corto. Si hacen falta varios días para disfrutar de la totalidad del Museo del Louvre en París, lo mismos sucede para descubrir El Cairo a través de su museo. Arquitectura, vestido, pintura, joyería, artesanía… Egipto completo se esconde tras las paredes de este enorme edificio. Planea bien tu visita si no quieres que el tiempo se te vaya entre los dedos.

5.- Necópolis de Giza

Por supuesto, no podíamos dejar fuera de este artículo las Pirámides y la Gran Esfinge, que se han convertido en icono del país. Las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos están rodeadas de misterio y nadie que visite El Cairo debe dejar de visitarlas. Si te sientes con fuerza, puedes acceder al interior de la más grande. Una vez dentro, hay que bajar unas escaleras que conducen a la cámara mortuoria. Recuerda que para salir hay que volver a subirlas. Puede ser una experiencia ligeramente claustrofóbica. Te sorprenderá la sensación térmica al salir de la pirámide: ¡Te parecerá que en el desierto hace fresco!

Hay mucho más que hacer y que ver en El Cairo. No hemos hablado de su rica gastronomía, de la posibilidad de hacer un viaje en faluca por el río Nilo o de contratar una excursión que te lleve desierto adentro. Si deseas viajar a El Cairo y sus alrededores, tampoco puedes perderte Memphis. Pero para programar el viaje más completo e inolvidable, lo mejor es que te pongas en contacto con nosotros. Juntos, haremos de tu experiencia en Egipto algo que querrás repetir.

 

Descubrir El Cairo en cinco etapas
5 (100%) 1 vote

Comments are closed.