Ayuda Registrarse
919 01 73 65
lun-vie: 9h-20h sáb-dom: 10h-18h
Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Aceptar
[close]
[close]

Bután

Visitando Thimphu

De momento Thimphu no está disponible

Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte ningún viajazo

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos, te informamos respecto a tus derechos en nuestra política de privacidad y política de cookies

Pronto recibirás nuevas propuestas

Bután

Qué ver
Bután - Mapa

Thimphu

Thimphu es la tercera capital más alta del mundo con 2248 m. Capital de Bután desde 1955, anteriormente a esta fecha la ciudad se reducía a una fortaleza con varias casas alrededor. Hoy en día es la sede de la familia real y del gobierno y la capital cultural y comercial del país.

Ubicada al noroeste del país, a orillas del río Wang Chu, tiene unos 120000 habitantes entre los cuales algunos monjes, comerciantes, ejecutivos y hasta el mismo rey se han formado en prestigiosos centros anglosajones, por lo que se ha creado una pequeña población burguesa en la ciudad.

Thimphu posee un trazo urbanístico ordenado y una cuidada imagen arquitectónica tradicional como la mayoría de las ciudades de Bután. Hay muy buenas casas y abundan los coches de lujo tipo todocamino por las calles. Los perros, pacíficos, deambulan sueltos por las calles y se echan buenas siestas en medio de cualquier acera. Es la única capital del mundo que no tiene semáforos y son los policías vestidos con uniforme azul y guantes blancos, los que se encargan de regular el tráfico con unos movimientos de manos y brazos muy cómicos. En la calle principal Norzim Lam hay una mítica caseta de madera pintada de colores bajo cuyo techo siempre se coloca un policía a “hacer aspavientos”.

El primer dzong de Thimphu se construyó en 1216 sobre una colina para protegerse de las invasiones tibetanas, pero al quedarse pequeño para albergar a tantos monjes y funcionarios civiles, se edificó otro conocido como el dzong inferior. El anterior se quemó en 1771 y el nuevo sufrió daños causados por un terremoto en 1897 por lo que se renovó por completo y se amplió a la manera tradicional butanesa, sin usar clavos ni planos arquitectónicos escritos.

El espléndido Dzong Trasi Chhoe, significa “Fortaleza de la Religión Gloriosa”. Tiene una bella e imponente estructura exterior encalada de dos pisos y torres de tres pisos con techos cuadrados de tres niveles pintados de rojo y dorado. Situado al norte de la ciudad, celebra su tsechu en otoño. Como todas las fortalezas de Bután, consta de varios edificios y es compartida por monjes y funcionarios. Alberga la oficina del rey, de los ministros y de las organizaciones de gobierno, la sala de audiencias y el monasterio budista que es la residencia de verano del líder religioso de Bután Je Khempo y de unos 300 monjes, la más importante comunidad monástica del país. Los campesinos llevan a sus hijos a los dzdongs a la edad de cinco o seis años para aportar a su familia un gran prestigio y méritos religiosos.

A las 5 de la tarde se produce la bajada de bandera en la que participan la policía y los monjes y da comienzo el tiempo de las visitas. Las paredes paredes que rodean al gran patio están cubiertas de estructuras decorativas, balcones, pilares y columnas de madera tallada y pintada con motivos geométricos de colores. El interior destaca por su gran delicadeza y en él se pueden encontrar relieves, esculturas de divinidades, decoraciones simbólicas y místicas y pinturas de mandalas cósmicos.

Al caer la tarde, cuando empiezan a encenderse las primeras luces de la fortaleza, su silueta negra se llena de vibrantes y pequeñas destellos rojos en las ventanas y el panorama se vuelve misterioso y mágico.

El Memorial Chorten es un importante monumento céntrico que fue construido en 1974 y está formado por una gran estupa blanca y dorada que se construyó en memoria del tercer rey de Bután. Como todas, simboliza a los cinco elementos y a diferencia de otras, en ella no se veneran restos humanos, sino que una foto del Druk Gyalpo adorna la sala de la planta baja y alberga esculturas y pinturas de deidades.

Es una de las estructuras religiosas más visibles de la capital y el lugar de rezo diario para una gran parte de la población. Los fieles dan vueltas alrededor siguiendo las agujas del reloj mientras hacen girar los molinillos de oración que llevan en sus manos y se concentran en sus plegarias.

El actual edificio de la Biblioteca Nacional fue inaugurado en 1984 y acoge una colección de libros antiguos incalculable: tomos sagrados, manuscritos religiosos, textos tradicionales y microfilms.

Cerca de aquí está el Museo Textil Nacional que exhibe una gran variedad de trajes típicos de todas las regiones y de los reyes, así como las técnicas de hilado de los tejidos tradicionales.

La visita al Instituto Zorig Chusum, comúnmente llamado Escuela de Artes y Oficios, es muy interesante. En el patio de entrada hay una escultura que hace referencia a la icónica imagen de los 4 amigos armoniosos, la cual promueve la didáctica historia de un elefante, un mono, un conejo y un pájaro que estaban preocupados de ayudarse entre sí sin ser egoístas y cuidando a los demás. Se puede entrar en las clases y contemplar como los niños y niñas se instruyen en cualquiera de las trece artes tradicionales de Bután, como pintura sobre lienzo, escultura en arcilla, tallado de madera, dibujo de mandalas o bordados a mano entre otras. Allí mismo se venden a muy buen precio las piezas realizadas por los estudiantes.

La espectacular estatua de Buddha Dordenma se puede ver desde todos los lugares de la ciudad. Su dorada silueta se dibuja pequeña y lejana en lo alto de una colina, pero cuando llegas a ella impresiona por su enorme dimensión y sus 51 m de altura. Los millonarios de Singapur costearon esta obra impresionante de bronce bañada en oro que se construyó por piezas en China en el 2015 con motivo de los 60 años del cuarto rey y que fue transportada en camiones hasta Thimphu para ser montada allí mismo. Desde arriba hay unas vistas fantásticas de todo el valle y de la capital. En su base de tres pisos hay una preciosa capilla en cuyas paredes están colocadas 125.000 estatuillas iguales de Buda que han sido donadas por los fieles.

El Mercado Centenary Farmers Market está abierto el fin de semana. Los granjeros acuden a vender sus alimentos y cada puesto está especializado en una clase de producto principalmente, como frutas, verduras, quesos y chorizos o legumbres. Está increíblemente limpio y ordenado.

La reserva Motithang Takin es un espacio natural ubicado en un pinar que permite contemplar al takín, un extraño animal que según cuenta la leyenda se formó de las mitades de dos otros dos. Este rumiante autóctono que parece un híbrido entre una vaca y una cabra, se encuentra en peligro de extinción. También hay cabras del Himalaya y ciervos.

Un buen plan de ocio en la ciudad es asistir a las partidas de tiro con arco, el deporte nacional. Los arqueros disparan sus flechas a una diana que cuesta divisar por su lejanía, demostrando su destreza y una agudeza visual espectacular.

La Plaza del Reloj es el punto más céntrico y la transitada calle Norzim Lam está llena de tiendas que venden artesanías.

Thimphu es la capital de un país, pero parece más bien un pueblo grande y a esto contribuye la ausencia de semáforos, que la hace parecer aún más provinciana. Partiendo de la base de que todas las localidades de Bután respetan la estética y costumbres tradicionales, en las calles de Thimphu se percibe una actitud pro modernidad atendiendo a cambios recientes que no se da en otras. La capital es bulliciosa y tiene un ambiente joven, agradable y tranquilo.

Bután - Mapa
leer más
cerrar
¿Necesitas ayuda?
919 01 73 65
lun-vie: 9h-20h
sáb-dom: 10h-18h
O deja tu teléfono y el experto en este viaje te contactará.
×

919 01 73 65

lun-vie: 9h-20h sáb-dom: 10h-18h