Ayuda Registrarse
919 01 15 89
lun-vie: 9h-20h sáb-dom: 10h-18h
Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Aceptar
[close]
[close]

Irán

Irán

Qué ver
Irán - Mapa

Isfahán

Situada en el centro del país, fue convertida en capital del imperio en el siglo XVI por el rey safávida Sha Abbas I.

De sus 11 puentes destaca el Sio Se Pol, que cruza el río Zayandeh y que como  su nombre indica, dispone de 33 arcos en sus 300 metros de longitud, lo que lo convierte en el más largo. Une Isfahán con el barrio armenio de Jolfa. Los locales se citan en la tetería que se encuentra bajo el puente a orillas del río para tomar te con pastas, una costumbre que denota la influencia de oriente en este importante destino de la Ruta de la Seda.

El puente más famoso del país es el  Khaju, que une los barrios Khaju y Zoroastrian. Construido en ladrillo y piedra, tiene 2 pisos, 24 arcos y 132 metros de longitud. Hace las funciones de presa ya que sus compuertas regulan el flujo del agua.

El centro neurálgico de la ciudad es la Plaza del imán Jomeini o Naqsh-e- Yahân, la cual fue utilizada por la dinastía safávida como campo de polo y es la segunda más grande del mundo. Pasear por ella supone empaparse de la vida de la ciudad, donde se mezcla el sonido del ir y venir de las personas, del tintineo de las calesas y de la llamada a la oración en un escenario relajante de estanques, fuentes y jardines.

Está rodeada de una arcada y en ella se encuentran los monumentos más apreciados de la ciudad como el Palacio de Ali Qapu, que significa “puerta sublime”. De sus siete pisos, destaca el sexto, donde se encontraba la recepción, decorada con nichos calados polilobulados en las bóvedas y estalactitas o muqarnas en forma de instrumentos musicales. En la edificio destacan las delgadas columnas de madera que sostienen el balcón.

Frente a él, en el lado oriental de la plaza, se alza la Mezquita del jeque Lotf Allah, que fue construida en el siglo XVII para uso privado de la familia real. Carece de la mayoría de los elementos típicos como patio, minaretes e iwan. En su interior se puede observar la bella combinación de colores y geometría y el “efecto cola de pavo real” creado por los rayos del sol en su cúpula, considerada por los expertos una de las más hermosas del mundo.

Al sur encontramos la Mezquita del Imán Jomeini o Mezquita del Sha, con una decoración en cerámica de exquisita que recubre una gran cúpula, los minaretes y el mihrab, considerado uno de los más bonitos del país por su decoración de azulejos con siete matices de azul, motivos florales y una cuidada caligrafía.

Y al norte de la plaza está la puerta Qasarieh decorada con unos fabulosos frescos, la cual da acceso al gran bazar de los artesanos. Un laberinto comercial de calles abovedadas, donde cada una de ellas tiene su especialidad como especias, joyas o las afamadas alfombras. En los talleres-tienda se puede observar cómo los artesanos isfahanís, trabajan el vidrio, el cobre y el arte del Khatam kari, tejen las alfombras y pintan sobre hueso de camello exquisitas miniaturas.

A través del bazar se llega a la Mezquita Jameh o Mezquita del Viernes, una de las más antiguas construida con cuatro iwanes o pórticos monumentales abovedados abovedados con muqarnas también llamadas bóvedas de panal.

Isfahán está considerada la joya de la Persia musulmana, aunque esto no ha evitado que convivan en paz con la religión judía y cristiana, cuya Catedral de Vank, encargada en el siglo XVI por el rey abán 2, es el templo más importante del país para los armenios. Su interior está decorado con pinturas de escenas del Viejo y Nuevo Testamento y en el altar se guardan las reliquias de San José de Arimatea.

La ciudad tiene zonas verdes como el Jardín de las Flores o el Jardín de las Aves y amplias avenidas arboladas, como la principal Chahar Bagh que significa cuatro jardines.

Lo cierto es que Isfahán es el reflejo del esplendor persa y es por ello que afirman que haber estado en ella, equivale a haber visto la mitad de las maravillas de este mundo.

 

Irán - Mapa
leer más
cerrar
¿Necesitas ayuda?
919 01 15 89
lun-vie: 9h-20h
sáb-dom: 10h-18h
O deja tu teléfono y el experto en este viaje te contactará.
×

919 01 15 89

lun-vie: 9h-20h sáb-dom: 10h-18h